domingo, 11 de marzo de 2012

QUISTES SINOVIALES YUXTAFACETARIOS LUMBARES, EN TRM (Yuxta-articular synovial cysts of the Lumbar Spine: MRI findings) ((Yuxta-artikulären synoviale Zysten der Lendenwirbelsäule: MRT-Befunde) by luis mazas artasona. Marzo 2012.

Los quistes sinoviales interapofisarios o yuxtafacetarios que se producen en las articulaciones interapofisarias de la columna lumbosacra, son lesiones degenerativas crónicas que se detectan en algunas personas adultas, como consecuencia de los avatares de la vida. Están muy relacionados con el trato que le damos a nuestra columna y por eso son frecuentes en personas obesas, deportistas profesionales o trabajadores que someten a su cuerpo a un gran esfuerzo físico, como los esquiadores, montañeros que cargan con pesadas mochilas, surferos, trabajadores de la construcción, mineros, agricultores, conductores de vehículos pesados, etc. Es raro encontrarlos en los grupos de personas que llevan una vida más sosegada.
Desde el punto de vista anatómico, las superficies óseas de las articulaciones interapofisarias de la columnna están revestidas de cartílagos de revestimiento. Además, una cápsula fibrosa reviste la articulación y evita que el líquido que rellena la bolsa sinovial y lubrica la superficies articulares no se derrame (Figuras 1, 2 y 3). Si esto sucede la articulación se ira deteriorando de manera progresiva e inevitable.


FIGURA 1) Recreación figurada de las articulaciones interapofisarias lumbares tal como se aprecian en una exploración de TRM (Somaton C¡ 0´35 Tesla. Siemens. HUMS)


              

FIGURA 2) TAC lumbosacra. Aspecto de las articulaciones interapofisarias lumbares en una reconstrucción MPR de orientación parasagital derecha. Sólo se puede examinar el componente óseo de la articulación.    
           

                           
  

Con la edad ( cumplidos  los treinta años) los cartílagos se van destruyendo, la cápsula abomba, se desgarra y deja escapar el líquido articular. A partir de ese momento las carillas articulares óseas rozan entre sí, se produce inflamación y mucho dolor lumbar porque el rozamiento del hueso de la carilla superior  contra el hueso de la faceta articular de la vértebra que le  sustenta es muy doloroso y persistente.  El aumento de líquido en la cavidad articular se detecta muy bien en las imágenes de TRM de la columnna potenciadas en T2. Se observa ya en las imágenes de orientación parasagital  (Figura 4). Si se añade una opción FAT SAT todavía se aprecia mejor el líquido articular, pero se alarga la exploración.

 

FIGURA 4) Derrame articular que se manifiesta por un pequeño cúmulo de líquido hiperintenso (brillante) en la articulación interapofisaria L4-L5 derecha.

La articulación interapofisaria delimita el canal espinal. Por ese motivo y dependiendo del sentido en el que se extravasa el líquido inflamatorio articular pueden observarse dos situaciones patológicas distintas.

1) QUISTES SINOVIALES YUXTA-ARTICULARES ANTERIORES: En estos casos el líquido articular puede hacer presión  en sentido anterior y protruye en el canal espinal (Figuras 5, 6 y 7). Comprimen el saco dural provocando un cuadro clínico de lumbociática. Precisa tratamiento quirúrgico para corregir el problema.


 FIGURA 5) Voluminoso quiste sinovial, hipointenso, redondeado, que impronta sobre el saco dural.


FIGURA 6)  Delimitación, con un trazo oscuro, del quiste sinovial y el saco dural que contiene a las raíces nerviosas de la cola de caballo.        


FIGURA 7) El color amarillo con el que se ha pintado el quiste sinovial permite apreciar la extensión del líquido de la articulación interapofisaria derecha y como se introduce en el canal.

2)  QUISTES SINOVIALES YUXTA-ARTICULARES POSTERIORES: Estos son más raros. Suelen ser unilaterales y el contenido articular escapa en sentido posterior hacia la musculatura pravertebral (Figuras 8,9,10 y 11). Producen una sintomatología menos importante que los anteriores. Aunque provocan un cuadro de lumbalgia intensa, los síntomas desaparecen con los años porque la articulación se acaba fusionando.



FIGURA 8) Aumento de líquido sinovial en las articulaciónes interapofisarias de L4-L5.                        


FIGURA 9) Los trazos en color delimitan el contorno del quiste sinovial posterior derecho.



FIGURA 10) Aumento de líquido sinovial en la articulación interapofisaria izquierda con abultamiento posterior del quiste sinovial.                       

                                 
 FIGURA11) Los trazos en color delimitan el contorno del quiste sinovial posterior izquierdo.


FIGURA 12) Al final final, si el paciente aguanta los dolores y no se queja mucho la articulación se acabará fusionando y los dolores desaparecerán al cabo de los años. Se producirá una osteartritis  que se manifiesta por esclerosis osea. (reconstrucción MPR lumbosacra, TAC).


FIGURA 13) Por el contrario, si el paciente no aguanta los dolores puede acabar con una artrodesis metálica posterior que tiene como objetivo fijar las articulaciones.

Hospital Universitario Miguel Servet (HUMS) Zaragoza. Spaiñ


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada