lunes, 5 de agosto de 2013

CALCIFICACIONES DURALES EN TOMOGRAFÍA COMPUTARIZADA CRANEOENCEFÁLICA (Dural Calcifications in Craneoencephalic CT Scanning) by luis mazas artasona. Agosto 2013.


El depósito macroscópico de sales de calcio en los tejidos del organismo es un fenómeno fisiológico de sobra conocido y muy descrito en Radiología Convencional y en Tomografía Computarizada. Las calcificaciones, como se conocen de manera genérica, son muy frecuentes en los tejidos del Sistema Nervioso Central y se detectan fácilmente mediante Tomografía Computarizada. 

Algunas son idiopáticas como las que se aprecian en los núcleos pálidos; otras son distróficas es decir que se acumulan en algunos tejidos necróticos; las menos se depositan en algunos tumores (meningiomas u olegodendrogliomas) y por ese motivo tienen interés diagnóstico. Y otras muchas se acumulan en las paredes arteriales o en las meninges, especialmente en la membrana que recubre la cavidad craneal, la hoz del cerebro o la tienda del cerebelo. Entre estas últimas, cabe mencionar las que se localizan en la duramadre de la bóveda craneal donde se disponen en forma de láminas que recuerdan un "empedrado". Se descubren en los cortes más cefálicos de una exploración de Tomografía Computarizada, alineadas a ambos lados del seno venoso longitudinal superior. A veces forman conglomerados tan grandes que suelen confundirse con meningiomas. 

A continuación mostramos algunos casos de este tipo de calcificaciones que muchas veces pasan desapercibidas por su localización, pero son muy frecuentes. Es un hallazgo completamente normal que no debe inducir a errores de interpretación.

FIGURA 1) Imagen coronal de TRM, con contraste. En ella se aprecia la duramadre que tapiza la cavidad craneal, la hoz del cerebro y la tienda del cerebelo. Las flechas señalan la localización más frecuente de las "calcificaciones en empedrado"


FIGURA 2) Calcificaciones durales a ambos lados de la hoz del cerebro.

FIGURA 3) Calcificaciones durales, en forma de empedrado, situadas a ambos lados de la hoz del cerebro.


FIGURA 4) Más calcificaciones durales.


FIGURA 5) Más calcificaciones durales.


FIGURA 6) Calcificación dural prominente que recuerda a la imagen de un meningioma calcificado. (Flecha)


FIGURA 7) Con ventana de hueso lo que parecía ser un meningioma calcificado era simplemente una calcificación dural "en empedrado".


MÁS EJEMPLOS                                                                                  

CASO 1)                                                                                              

Varón de 86 años. Las calcificaciones durales "en empedrado".


  CASO 2)                                                                                                       

Varón de 68 años.




 CASO 3)                                                                                                         

Mujer de 67 años. 




CASO 4)                                                                                                               

Varón de 82 años. 




CASO 5)                                                                                                               

Varón de 80 años. 
 



CASO 6)                                                                                                               

Varón de 86 años. 




CASO 7)                                                                                                               

Mujer de 74 años. 




Servicio de Radiodiagnóstico (Neurorradiología). Hospital Universitario Miguel Servet (HUMS) Zaragoza.Spaiñ.

2 comentarios:

  1. Otra vez respuesta concreta a búsqueda concreta. Otra vez claridad en un texto y unas imágenes que dejan apenas mínimo espacio a la duda. Otra vez gracias Doctores Mazas. Hermoso Blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fuemayor me alegra que le haya sido útil. Es un recopilatorio de pequeñas cosas que apenas se mencionan en los libros de texto por su escasa importancia, pero que sin embargo despiertan muchas dudas entre los colegas. Y casi siempre acaban con el paciente angustiado y con una IRM innecesaria. Curar pocas veces, aliviar a menudo, consolar siempre, dijeron Berard y Gubler. Yo añadiría: "y que nuestro desconocimento no enferme al que está sano". Un saludo amigo

      Eliminar