lunes, 16 de septiembre de 2013

SEUDOQUISTES XANTOGRANULOMATOSOS DE LOS PLEXOS COROIDEOS (Choroid Plexus PseudoCysts: CT and MRI Findings).by luis mazas artasona. Septiembre 2013.

Los plexos coroideos son una estructura anatómica que se localiza en los ventrículos encefálicos cuya función más importante es producir el líquido cefalorraquídeo que fluye por el espacio subaracnoideo. Están formados por una tupida red de capilares sanguíneos, envuelta por una capa de células epiteliales, de aspecto cuboideo, derivadas de las células ependimarias que tapizan la superficie interna de los ventrículos (Figura 1). Estos plexos coroideos se sitúan en la cavidad de los ventrículos laterales, en el tercero y en el cuarto.

FIGURA 1) Representación pictórica figurada de los plexos coroideos, formados por una empalizada de células poligonales que envuelven a una tupida red de capilares sanguíneos.
Los plexos coroideos suelen verse en los fetos y neonatos mediante ecografía y en los adultos se reconocen fácilmente en las imágenes de TC cuando en ellos se acumulan depósitos cálcicos en el estroma conjuntivo que forma el núcleo central (Figuras 2 y 3).

FIGURA 2) Calcificaciones típicas, normales, en los plexos coroideos de los ventriculos laterales. Suelen observarse en personas jóvenes  y su presencia aumenta con la edad.

FIGURA 3) Los valores de atenuación son propios de los conglomerados cálcicos densos (180 a 250 UH), como los de la glándula pineal.

En algunas ocasiones, los depósitos de calcio son tan grandes que plantean problemas diagnósticos porque pueden confundirse con algún tipo de neoplasia ventricular, como los papilomas de los plexos coroideos. Una de la formas de presentación más sorprendentes recuerda a grandes seudoquistes calcificados. Estos seudoquistes están delimitados por una envoltura gruesa con calcificaciones y en su interior contienen xantogranulomas inflamatorios, similares a los que se aprecian en la pielonefritis zantogranulomatosa. 

Desde el punto de vista histológico, se componen de microquistes neuroepiteliales que se forman como respuesta  a la descamación de las células epiteliales que revisten a los plexos. También contienen lípidos, exudados y restos hemáticos y, por ese motivo, suelen aparecer hiperintensos en las imágenes de TRM. A continuación se muestran algunos casos de seudoquistes xantogranulomatosos gigantes, tal como se observan en las imágenes de TC y TRM.

CASO 1)                                                                                                               

FIGURA 1-A) En ocasiones, especialmente en los ancianos, los depósitos de calcio se disponen en forma de un anillo de calcificaciones grumosas. Se conocen como quistes gigantes pero en realidad no son verdaderos quistes.

FIGURA 1-B) Realmente son seudoquistes inflamatorios que se forman por conglomerados de pequeños quistes. Están rodeados de una capa de depósitos de calcio.

FIGURA 1-C) Imagen FSE-T2 (Flechas)

FIGURA 1-D) Imagen FLAIR-T2 (Flechas). Pueden aparecer hiperintensos, dependiendo de la composición, más o menos densa de los quistes.

FIGURA 1-E) Imagen potenciada en Difusión Isotrópica. Los seudoquistes ventriculares se presentan como dos nódulos hiperintensos en el interior de los ventrículos laterales.

CASO 2)                                                                                                           

FIGURA 2-A) Aspecto de los seudoquistes calcificados de los plexos coroideos. No deben ser confundidos con otro tipo de lesiones. Son un hallazgo normal en personas mayores.

FIGURA 2-B) Más imágenes.
FIGURA 2-C) La estructura macróscopica de estos seudoquistes de los plexos coroideos recuerda a la de una granada: un conglomerado de pequeños quistes, separados por tabiques calcificados. Todo ello envuelto por una corteza gruesa que le confiere el aspecto quístico.

FIGURA 3)                                                                                                 


FIGURA 3-A) TRM.Seudoquiste gigante que ocupa el atrio ventricular.

FIGURA 3-B) TRM. Los seudoquistes son tan grandes que rellenan los atrios de los ventrículos laterales. Aún así no deben alarmar. 

FIGURA 3-C) TRM. Los seudoquistes aparecen hiperintensos en esta imagen potenciada en Difusión Isotrópica.

FIGURA 4)                                                                                                          

FIGURA 4-A) TRM. En las imágenes con contraste endovenoso se produce un ligero realce de la seudocápsula y de los septos internos. No está indicado el uso de contraste. En este caso se inyectó por otra causa.

FIGURA 4-B) TRM.Imagen postcontraste ampliada.

 FIGURA 4-C) TRM.Otro caso distinto, postcontraste.

CASO 5)                                                                                                


FIGURA 5-A) Calcificaciones de aspecto nodular en los plexos coroideos de los ventriculos laterales.

FIGURA 5-B) Los valores de atenuación son propios de los conglomerados cálcicos densos (247 to 380 UH).

CASO 6)                                                                                                                 


FIGURA 6-A) Pequeños conglomerados multiquísticos en los plexos coroideos. Son un hallazgo normal en personas mayores.

FIGURA 6-B) Pequeños conglomerados multiquísticos en los plexos coroideos de los ventrículos laterales.

Servicio de radiodiagnóstico (Neurorradiología). Hospital Universitario Miguel Servet (HUMS) Zaragoza. Spaiñ


4 comentarios:

  1. Con sabiduría se ha dicho que uno sabe radiología cuando conoce y reconoce las variantes anatómicas. Gracias otra vez Doctores Mazas. Mis mejores deseos

    ResponderEliminar
  2. Nunca llegaremos a conocer las variantes anatómicas de nuestro cuerpo. Las posibilidades escudriñadoras de nuestros aparatos parecen ilimitadas y los recovecos del cuerpo humano ilimitados. Pero ahí radica lo más emocionante de nuestro trabajo. Descubrir todos los días algo nuevo. Es el sorprendente señuelo de la ciencia. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Tiene consecuencias está calcificación, que ocurre con un adulto joven de 27 años que padece esto, que procede y que tratamiento hay que seguir?
    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola Iriber. Las calcificaciones de los plexos coroideos están presentes en la mayoría de las personas adultas. En los jóvenes se pueden observar -según nuestra experiencia- desde los 17 años o menos. Es una peculiaridad normal que no tiene consecuencias patológicas de ningún tipo. De hecho si no existiera la Tomografía Computarizada no hubiéramos sabido la frecuencia con que se calcifican los plexos coroideos. Un saludo.

    ResponderEliminar