lunes, 9 de julio de 2012

NEUMONECTOMÍA. NEUMECTOMÍA. (Pneumonectomy) (Pneumectomy) by luis mazas artasona. Julio 2012.

Dicen los expertos que el mayor porcentaje de radiación recibida por los seres humanos proviene de las pruebas radiológicas a las que se ven sometidos a diario. Y en ese sentido hay que destacar que la Tomografía Computarizada es la modalidad que más contribuye a elevar ese porcentaje, debido al exceso de exploraciones innecesarias que se realizan. Una de las más irracionales si cabe, es la TC craneoencefálica realizada para explorar un espolón occipital. Parece mentira que, en los tiempos que corren, se solicite una exploración de TC craneoencefálica "porque la persona se ha palpado un bulto duro en la nuca". Y resulta increible que nosotros las hagamos, aún sabiendo que son innecesarias o se podría solucionar la duda con una radiografía lateral de cráneo. A ver si con esta breve recordatorio conseguimos acabar con esta mala rutina diagnóstica.

En la superficie exocraneana convexa del hueso occipital hay una pequeña prominencia ósea, que se denomina Protuberancia Occipital Externa (Figura 1). Es de tamaño variable según las personas y aunque no se suele ver a simple vista, porque está tapada por el pelo, sí que se palpa con tan sólo apoyar la palma de la mano sobre la nuca. En ella se insertan algunos de los músculos del cuello y del dorso. Con la edad se producen depositos de calcio en la zona de inserción muscular, lo que provoca la aparición de un espolón óseo que se extiende en sentido craneo-caudal a lo largo de la cresta occipital externa.  A veces, como sucede con los espolones calcáneos, puede producir algo de dolor que suele alarmar a la persona que lo tiene. A pesar de esas pequeñas molestias, es un proceso que no tiene importancia y, por tanto, no debe ser examinado mediante Tomografía Computarizada.

 FIGURA 1) En esta reconstrucción de la superficie craneal, realizada mediante el algoritmo Volume Rendering se aprecia perfectamente la Protuberancia Occipital Externa. Toshiba Aquilion 64 CT Scanner. HUMS.

FIGURA 2) Imagen de Tomografía Computarizada (Volume Rendering). Vista posterior de la Protuberancia Occipital Externa.  

FIGURA 3) Sección sagital, TC Volume Rendering, del cráneo en la que se aprecian perfectamente la Protuberancia Occipital Interna  y la Externa.

FIGURA 4) En una radiografía lateral del cráneo tambien se aprecian con nitidez ambas protuberancias.

FIGURA 5) En una exploración de TC craneoencefálica, la protuberancia occipital interna aparece siempre más prominente que la externa.

FIGURA  6) En la radiografía lateral del cráneo se aprecian con nitidez el espolón calcareo que se ha formado a partir de la protuberancia occipital .

FIGURA 7) El espolón calcáreo se produce por depósito de sales de calcio en la inserción de los músculos del cuello y de la espalda. Es un fenómeno frecuente en otras partes del cuerpo, como el calcáneo o las vértebras (osteofitos).

FIGURA 8) Cuando se forma un espolón, la protuberancia occipital externa aparece siempre más prominente que la externa.

FIGURA 9) Aspecto del espolón en un corte más caudal.

FIGURA 10) Y en otro corte, todavía más caudal.

 CASO 1)                                                                                                       


                                                                 FIGURA 1)

                                                               FIGURA 2)

CASO 2                                                                                                              
 

FIGURA 1) En algunas personas muy mayores, 89 años, el espolón puede adoptar una morfologia redondeada.

 FIGURA 2) El espolón contiene hueso compacto cortical y hueso esponjoso.

CASO 3)                                                                                                    



 FIGURA 1) El espolón occipital en una radiografía lateral de cráneo.
(The occipital spur on a lateral film of the skull)


  FIGURA 2) Otro espolón de morfologia redondeada que se puede confundir con un tumor.
(The bony prominence may adopt a rounded morphology)


FIGURA 3)

 CASO 4)                                                                                                                      

FIGURAS 1 y 2) En algunas ocasiones la protuberancia es parasagital derecha o izquierda y puede simular un tumor óseo precisamente por la asimetría.
(Sometimes the bulge is parasagittal, located in the right or left side and may mimic a bone tumor)

Hospital Universitario Miguel Servet. (HUMS) Zaragoza.Spaiñ





No hay comentarios:

Publicar un comentario